Lugares de costa, los reyes de las vacaciones

Tradicionalmente, para los españoles el irse a la playa ha sido sinónimo de la buena vida, de darse un homenaje una vez al año en aquellas interminables caravanas que nos llevaban a la costa en el descanso laboral veraniego, de cambiar de aires para todos aquellos (la gran mayoría) que vivían en el interior y sólo se daban el lujo de ver el mar durante algunos días  por vez anual… Por supuesto, no todos podían irse de vacaciones, ni todos lo podían hacer viajando a un lugar con playa; por eso, cuando todos empezamos a poder hacerlo, fue como poner al alcance de cualquiera lo que antes había sido un lujo, ¡y mira que sentaba bien!

Pero gracias que el nivel de vida ha subido para todos nosotros, ahora podemos decir que un viaje a la playa ya no es algo tan extraordinario, y además, tampoco es ya algo exclusivo del verano. No necesitamos ya ningún motivo en especial para visitar la costa en cualquier época del año, y todos nos lo podemos permitir mas o menos sin tener que pasarnos todo un año ahorrando para ello, pues todo lo que tiene que ver con los destinos de playa más o menos asequible para la gran mayoría de la población. Entonces, ¿ha acabado la época dorada de las vacaciones costeras?

Por suerte, los españoles somos gente de costumbres, y en un país donde el turismo mueve gran parte de la economía, no hemos acabado de sentir atracción por el mar y por lo que la playa evoca en nosotros en lo que se refiere al tiempo libre. Y es algo bueno, porque España tiene kilómetros y kilómetros de costa, y de tan diferentes características, que la lista de actividades que se puede realizar en ellas, aparte de las normales como pasear, bañarse y tomar el sol, puede ser interminable. Además, también destacan por su belleza natural, y muchas de ellas alcanzan las mayores calificaciones en calidad, cosa importante de cara a nuestra proyección internacional. Por todo esto, es imposible evitar el influjo que el mar y la arena tienen en nosotros, siempre evocando en nosotros los mejores recuerdos.

Por supuesto que España no es el único país con buenas playas, ni los españoles los únicos que consideran el sumum de unas buenas vacaciones el mojarse los pies en el mar. Cosas curiosas, historias increíbles y bellos paisajes pueden descubrirse si a alguien le da por darse un paseo virtual por estos lugares de costa, que es justamente lo que intentaremos nosotros.